Aperitivo Chill-out al atardecer

Terminada la ceremonia, los invitados pasaban al aperitivo, en el otro lado del jardín.

aperitivo bodalux-0829

Como ya os conté, uno de los regalos que Sergio nos hizo por casarnos aquel día, fue la decoración chill out del jardín para la zona del aperitivo. Aquello me encantó.

 

Nosotros queríamos escaparnos una media horita para hacernos unas fotos más artísticas, mientras, tenia que buscar como tener a los invitados entretenidos sin que nos incrementara mucho el presupuesto.

Un día buscando inspiración por la red sobre decoración, vi algo que me solucionaría en parte esa media horita y además me gustó mucho. Se trataba de una mesa de “Pink limonade”. Así, mientras estábamos fuera los invitados podrían ir abriendo estomago con una limonada bien fresquita. Era algo que nunca había visto y me llamó la atención. Además hice números y era una solución bastante baratita.

Compré en un bazar dos botellas grandes de cristal de estilo vintage con un grifo. Mi madre, gracias a su comienzo de síndrome de diógenes, tenia en casa varias botellas de la misma linea.

Pensé en poner a modo de decoración una caja de madera antigua llena de limones, pero iba a costarme más la caja que toda la limonada, así que lo sustituí por un cesto de mimbre blanco lleno de limones.

Sergio me buscó copas de martini para servirlas con hielo picado y lo presentamos todo en uno de los carritos que tenían alli.

Este fue el resultado
image

Sergio nos propuso poner además un pre-aperitivo de fresas con cava mientras estabamos en la sesión de fotos. La idea nos gustó, pero en cierto modo se nos iba algo de presupuesto. Al padre de Alex si que le encantó, tanto, que cuando dijimos que no lo pondríamos para recortar gastos, él nos dijo que nos lo regalaba.

La verdad es que quedó bastante bien, e hizo que todo el mundo cogiera el puntito nada más empezar la noche.

fresas con chocolate

Pusimos fresas naturales, fresas con chocolate y, la que menos gustó, fresas con pimienta. Tuvo sus anécdotas. Nos contó Sergio hartándose de reír, que una señora mayor, la tiaabuela de Alex, cogió una de la de pimienta y se la comió con muchas ganas sin saber que llevaba. Cuando aquello empezó a picar, se puso como loca a escucpir, diciéndole al camarero que se había equivocado, que le habían echado lo que no era. Y es que no fue la única que pensó aquello.

Aunque me hacía mucha ilusión una cena al aire libre, las noches refrescaron y finalmente tuvimos que dejar la cena en el interior. Como yo mantuve la esperanza de cenar fuera hasta dos día antes, compré para las invitadas pashminas para combatir el frío, y las pusimos en el aperitivo sobre una maleta vintage. No sabéis como lo agradecieron, y como volaron.

Para amenizar el aperitivo, usamos el famosisimo marco como photobooth. De verdad, cada vez que me acuerdo que estaba en la basura no me lo creo. Fue un éxito total, hasta el punto, que después de la boda han sido varias las personas que nos lo han pedido para boda o cumpleaños.

marco

El aperitivo pintaba perfecto.Una puesta de sol en primavera, con unos sillones chill out, tomando cava con fresas y musica relajante de fondo

El aperitivo llegó a su fin, y como supongo que le pasa a la mayoría de los novios, se fué volando. De momento estás con el primer brindis y cuando menos los esperas estás esperando para entrar al salón.

Entre saludo y saludo, cuando te das cuenta estas cenando y aún hay invitados con los que ni has tenido la oportunidad de hablar.

Anuncios

Un comentario en “Aperitivo Chill-out al atardecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s